miércoles, 26 de noviembre de 2014

Y pelar langostinos la mañana de tu boda

Cuando Celia me escribió contándome que la mañana de su boda había estado pelando langostinos como una posesa con Suso, su novio, para el salpicón del cóctel, supe que tenía que escribirle un post. Las chicas valientes lo merecen, y las que celebran su boda con luces de verbena a pesar de un presupuesto muy ajustado, también.
    
"Nuestra boda fue muy tranquilina y muy informal. No estamos pasando por un buen momento económico, así que no hay fotos oficiales. Hicimos malabares con el presupuesto, algo de crowdfunding entre los invitados, y entre todos nos cocinamos el banquete y lo que hizo falta. Te paso unas fotos que he rescatado de alguna de las cámaras. Ya lo siento, porque no he encontrado ningún primer plano del tocado".

No hizo falta, ya solo con las primeras líneas quise dedicarle un hueco entre mis bodas silvestres. La pobre no entendía que le pidiera tantas fotos y prometió no guardarme rencor si decidía al final no publicarlas. "No creo que mi boda esté a la altura", me decía. Pero yo creo que es una de las bodas con más altura de las que he visto, y si no, lean...


Nuestra boda fue algo muy familiar. Teníamos claro tres cosas: que queríamos casarnos, que queríamos celebrarlo y que no teníamos mucho dinero. Como el punto tres nos parecía el menos relevante, nos pusimos manos a la obra para idear algo que nos pudiésemos permitir.

Queríamos algo íntimo, aunque nos habría gustado invitar a más gente. Nos propusimos que volveríamos a celebrarlo las veces que hiciera falta para poder compartirlo con todos, pero esa primera vez, hay personas que necesitas que estén allí sí o sí.

La familia de Suso tiene una casa en un pueblo cercano a Vigo. Allí encontramos Nornas hostel, una casa de piedra con muchas habitaciones, un patio grande de hierba y uno más pequeño con un hórreo que nos pareció perfecto.

Hicimos todo nosotros: las invitaciones, la comida... Todos los invitados fueron muy generosos, así que, poco a poco, pudimos ir incluyendo cosas que no nos imaginábamos que íbamos a poder tener, entre ellas tu maravilloso tocado, pero también las luces, maquillaje y peluquería… Pero es que además, para cada cosa que había que hacer estaban allí: recortar atrezzo para las fotos y banderines,  pintar cajas, ir de compras, llevar y traer…

Los anillos me los hicieron en una joyería a partir de una pulsera de comunión reconvertida.  Mi traje me lo hizo una modista de Vigo, Clara Costura, que es un encanto. Llevé también una chaqueta de Mango y unos zapatos amarillos de Hispanitas

Disfrutamos tanto de los preparativos que lo eché de menos cuando acabó. Quedarme por la noche pintando vasos, cosiendo embaucar con torrijas y batido de chocolate a nuestros amigos para que vinieran a recortar banderines, quemarme haciendo los postres el día antes de la boda, Suso y yo pelando langostinos para el salpicón como posesos la mañana de la boda…

Los recuerdos de la boda son tontunos también: llorar junto a mi suegra, mirarnos y acabar llorando de la risa  al vernos llorar, el discurso de mi madre en la ceremonia, Suso intentando esconderse de mí antes de la ceremonia, su abuela lanzando el arroz a puñados, nuestro primer baile, las historias bajo las luces de verbena…

Como ves, no fue gran cosa, pero estuvo lleno de cariño y de momentos “insignificantes” de esos que no sabes por qué, recuerdas para siempre.







♥   Vestido: Clara Costura 
♥   Tocado: Lucía Be 
♥   anillos: Roberto Joyeros 
♥   Zapatos: Hispanitas 
♥   Ramo y boutonniere: Kechulo 
♥   Celebración: Nornas Hostel 
♥   Tartas: Kala eventos 

Pssst! Este viernes tenemos una gran fiesta montada
¡suscríbanse si no quieren perdérsela!



miércoles, 12 de noviembre de 2014

¿Bailas?

Hace cinco años empecé este blog. Estaba en la redacción, rehaciendo por enésima vez el planning de contenidos, después de una bronca con el jefe porque no llegábamos a tiempo y con los de publicidad suplicándome que les sacara hueco a sus anunciantes. Tenía que ir a entrevistar a una diseñadora loca que se había dejado una pasta gansa en la contraportada pero yo lo único que quería era largarme con el amore, que había venido por primera vez a verme y estaba paseando por Ruzafa esperando a que llegaran las dos.

Y entonces me salí por la tangente. Suele ocurrirme cuando se me amontonan las cosas por hacer. Me pasaba en los exámenes que dejaba para estudiar a última hora, y cuando me encontraba en el zenit de mi concentración una idea cruzaba mi mente y me ponía a dibujar cómics como una auténtica desesperada. Es mi forma de reaccionar. No puedo evitarlo. 

El caso es que estaba en la redacción, al borde de un ataque de nervios, y lo único que se me ocurre es abrir la página de blogger y empezar este blog (aquí el primer post). Por entonces había hecho algún tocado, varias fotos y sabía que mi misión en esta vida no estaba en aquella revista. Cogí una foto de internet en la que salían tres sombreros y varios matasuegras y escribí: "sombreros, dibujos, historias y cosas que hacen que la vida sea una fiesta"

Desde entonces, han pasado muchos lunes con labios rojos, viernes de verbena y mañanas en las que en realidad necesito una copa. Novias con canotier, zorras con bailarinas y chicas silvestres que huelen a lavanda. Les he contado mil rollos, aventuras en el pueblo y mis delirios de pringada. Y después de cinco años, sigo pensando que conocernos fue mejor que cualquier cosa y que molamos mucho, pero mucho, todos juntos.

Han sido cinco años geniales que dan para un manifiesto: La vida es una verbena. Con bola de discoteca, farolillos. Con sus percances, alegrías, tropiezos, carcajadas, momentazos y gin tonics.

Porque esto no va de tocados, láminas y cosas bonitas. O sí, pero más allá. Va de baile, música y barra libre. Y yo lo que quiero es que ustedes bailen conmigo. Así que hoy hemos lanzado nuestro manifiesto, aquello en lo que creemos. Y para celebrarlo y que se entere todo el mundo, hoy sale nuestra primera newsletter. Porque hace cinco años lancé este sarao y sigo pensando que la vida es una gran fiesta. Y oigan, hay que celebrarlo.





Pueden apuntarse en este mismo post, en la barra lateral del blog o en mi página web. No se preocupen, no pienso bombardearles. Simplemente, es la lista de invitados a mi verbena. Y así, les mandaré mis dibujos de lunes, les contaré mis rollos (pocos), algún secreto de los buenos y accederán a promociones y descuentos exclusivos en mi shop online (por cierto! Sólo para suscriptores, esta semana todos los pedidos van con el manifiesto impreso de regalo).



La vida es una fiesta, yo me encargaré de 
recordárselo en su bandeja de entrada.

Gracias por seguir ahí. Y que no pare la música.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Flipadas

De esto que se juntan tres desconocidas en un precioso apartamento en Barcelona y se les hacen las cinco de la madrugada hablando sin parar. O como acudir a unas jornadas de emprendedores a dar una charla y acabar dando la vuelta a toda la empresa.

Nuestro apartamento bonito Eric Vokel en Barcelona
Pero les contaré desde el principio. Maïder, la única copywriter en internet experta en redactar textos irresistibles, Eli, responsable de Marketing y Comunicación de una productora a punto de embarcarse en su propia aventura. Y menda: sombrerera loca en busca de cordura para su empresa. Las tres compartiendo uno de los apartamentos de Eric Vokel para las Súper Jornadas para Mini Emprendedores de SuperyuppiesYo que me las prometía tan felices durmiendo a pierna suelta y no pegamos ojo en todo el fin de semana. Es lo que tiene meter a tres emprendedoras bajo el mismo techo: de allí salen ideas, aventuras y flipadas varias para el resto del año.


Lo que viene siendo #girlpower
Y entonces llega la señora Oriol diciendo que prefiere contratar a mujeres que no puedan quedarse embarazadas y Facebook con su cheque regalo para congelar los óvulos de sus trabajadoras. La realidad choca en toda la cara y mis flipadas varias pergeñadas durante el fin de semana saltan por los aires. Mi casa es un revuelto de facturas, pañales y trastos y ayer me acosté a las tres de la madrugada trabajando porque paxarito tuvo fiebre y no podía ir a la guardería. Y digo yo, ¿para qué? si sólo son flores, dibujitos y sombreros...

Emprende cada día, aquí
Es cierto. La realidad es difícil, pero de eso se trata emprender. Emprender en su sentido literal, que implica aventurarse, ir más allá, cambiar de actitud, intentarlo. Juan me sonríe, Paxarito recupera su ritmo de locura normal, sale el sol y me acuerdo de la frase: "haz de lo mundano algo irrepetible". Y sólo así puedo agarrar el lápiz y ponerme a dibujar, y se me van ocurriendo sombreros, tocados, historias y dibujos que hacen que la vida sea una fiesta.

No me siento un caso de éxito pero me gusta transmitir mis experiencias porque
en el fondo todas tenemos las mismas inquietudes, dudas y miedos. 
Supongo que todas somos emprendedoras en ese sentido, en esa edad incierta que va desde los 25 a los 45 años, con los óvulos acelerados, malabaristas. Sin cheques regalo pero con ganas, y muchas flipadas varias por hacer realidad.



viernes, 10 de octubre de 2014

Malabaristas

Con una mano cojo a Juan para darle el biberón, con la otra miro como una obsesa las actualizaciones de twitter, apunto en mi mente que tengo que llamar a mi madre para preguntarle cómo se quita la mancha de aquel vestido negro que compré en St Tropez (¿o fue en mi pueblo?). Haz la comida, ¡no llegas! y además de dieta, que parece que sigues esperando gemelos y hace ya cuatro meses que diste a luz. Contestar e mails, llamar a mi abuela para decirle que le quiero, llevar mudas a la guardería, planificar objetivos, pedirle a Pablo cebollas del huerto y desapuntarme de inglés (lo siento, no me da tiempo). 

A todas éstas, ¡la colección de invierno! entre pañales, facturas, listas de la compra y un montón de ítems por cumplir. Y todas igual, soltando ese "a ver si nos tomamos un café" cada vez que nos cruzamos con alguien. Un café que nunca llega porque la lista, ya saben ustedes, es interminable, monada.

Y es que vamos medio locas en un circo de tres pistas. Cual payasas, domadoras de fieras, bailarinas, malabaristas... Pero  aunque el espectáculo no salga redondo, hay magia, porque sale. Y el público aplaude, porque sabe que lo estás haciendo bien. Salta, eres una auténtica malabarista.

Va por ustedes, ¡MALABARISTAS!














¿Quieren verla entera? click aquí

viernes, 3 de octubre de 2014

Hey baby!

Desde que nacieron mis enanos, estoy descubriendo un mundo increíble de marcas muy geniales, libros preciosos, trucos infalibles... Me gusta comprar cosas que tienen una historia detrás y sé de donde vienen. Supongo que con su ropa y sus juegos, estoy dejando un poco de mi en ellos, enseñándoles un estilo de vida

Aquí una selección de lo que he encontrado últimamente:


01. Camiseta de Botisetas. 
02. Libro El Cocodrilo disponible en Baby Delhi
03. Sellos para estampar la ropa con su nombre, de Vitamina D
04. Mono de lana de Paz Rodríguez para Pierino Bebé.
05. Camiseta de Pio Shop.
06. Tipi de To The Wild.

Los cocodrilos saben contar bonitas historias
To the wild, ése lugar de nuestra infancia donde fuimos libres
Pssst!!! Sorteamos esta cesta de Baby Delhi en nuestro Instagram

Me voy a hacer la maleta, ¡que me voy a Barcelona!

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Planchar es cool


Creo que la culpa de toda la industria de la moda rápida la tiene la plancha. Lo he descubierto este fin de semana, mirando al montón gigante y penoso de camisetas, vestidos y pantalones que desde hace unos meses dobla el tamaño de los montones de Zara en rebajas. 

Tiré de la pierna de un vaquero y apareció aquel top de gasa perfecto, la cazadora vaquera, el fular bordado y hasta unas medias de plumetti de hace seis años. Tan revuelto y arrugado, que me entraron ganas de salir pitando de compras y hacerme la sueca. ¿Ropa yo? ¡Pero si no tengo nada que ponerme!

Tanto dilucidar sobre el fast fashion, y ahora el problema está en la plancha. Así que apunten, queridos: compren menos y mejor, y además planchen. Mimen la ropa, aprendan a descifrar los jeroglíficos de las etiquetas... Se lo dice una que ha encogido tres vestidos este verano por meterlos en la secadora en "secado plus armario". 


Y recuerden: todas somos bonitas 
(y estamos en la mejor época para llevar los pies con estilo)  

jueves, 18 de septiembre de 2014

4 de octubre, ¿nos vemos?


Me he pasado el verano dando la lata al amore con la empresa. El pobre está hasta el gorro de mi y de mis continuas divagaciones: que si lanzo esto, invierto en aquello, no tengo plan de negocio, necesito otra web, la mensajería está muy cara, la florista está loca, no tengo tiempo, nadie me comprende… y así en bucle sin fin.

La otra noche le solté que a ver cuando dejaba de fumar. Y el otro, aspirando bien el humo, me dijo: cuando tú dejes Lucía Be. Nota mental: no le puedo dar más la brasa con mis milongas o mis sombreros corren peligro. Pero es que esto de emprender es algo así como El llanero solitario y una necesita desahogar por alguna parte.

No estás sola, muy friend: en esas que llega Superyuppies y me propone contar mi historia en las Súper Jornadas para mini emprendedores. En un escenario, ante un montón de personas. “Les compadezco”, suelta el amore. Pero en el fondo está feliz de que vaya a dar la chapa a otra parte.


Así que apunten: 4 y 5 de octubre. Un fin de semana de formación de calidad y de clara aplicabilidad a la emprendeduría, de la mano de expertos profesionales de diferentes sectores: cómo hacer un plan de marketing, gestión empresarial, como vender más gracias a las redes sociales, claves para aumentar la productividad, fotografía, coaching para emprendedores... 



Respecto a mi, no esperen escuchar lecciones de un gurú del marketing ni una visionaria del mundo empresarial, pero sí mucho de todo lo que he aprendido a base de fallos garrafales y pequeños éxitos a lo largo de estos cuatro años que llevo con mi sarao a cuestas. 

Mi entrevista en Superyuppies aquí
Todos tenemos una aventura que emprender, así que... ¡les espero!