lunes, 28 de enero de 2013

La ciclotimia del emprendedor

Soy ciclotímica. No me lo han diagnosticado, pero lo sé. Vamos, que no hay más que verme. Un día soy tan feliz que salgo a la terraza, bailo claqué con Gastón y me como el mundo. Al otro, me siento la mujer más desdichada de este planeta y parezco un gatete lamiéndome mis heridas. 

El otro día, por ejemplo, me llama un afamado personaje para hacerme una entrevista en una revista de tirada nacional. Yo más feliz que una perdiz, ya se imaginan amigos. Mi moral como la espuma, y ese día, los tocados como churros, los dibujos preciosos, y en mi bandeja de entrada un porrón de mails jugosos con encargos y comentarios bonitos. Me salió la gracia twitera, hice una comida que te mueres de buena al amore y puse velitas por toda la casa. Alegría de vivir. Champán del bueno.

Pero al día siguiente, el personaje afamado no llama ni contesta mis llamadas. Ni al otro. Ni al de más allá. Y coincide con una ristra de mails pereza. Con problemas con el cajero automático que se traga mis billetes tras una pelea con el director de la sucursal que no entiende que quiera instalar el pago con tarjeta de crédito en mi web (¡¡¡siiii, novedad novedosa en breve!!!). 

Coincide con que estoy en blanco y no tengo ideas ni para actualizar la página de facebook, con un pedido de telas para la próxima colección que me ha llegado mal y con muchas, demasiadas horas frente al ordenador. Y me da por pensar (y saber) que soy la mujer más desgraciada, la más pringui entre todas las pringadas. Y claro, le lloro desconsoladamente al amore, que resignado, formula el consejo eterno: "sólo es trabajo, no te lo tomes como algo personal".

Y ahí está el dilema. El dichoso dilema. Que lamentablemente en algunos casos y genial en otros, el tema es súper personal

 Fuente: superstitionrev 
Y es que cuando uno se decide a emprender (al menos los casos que yo conozco), lo hace porque le sale de dentro. Se esfuerza en su proyecto, lo piensa, lo repiensa, lo riega todos los días, le da mimos cuando nadie lo conoce, le habla, lo vuelve a repensar... y claro, llega un punto en que el proyecto, empresa o como quieran llamarlo, es una suerte de otro yo. Un yo desdoblado que valdría para más de un psicoanálisis.

A mi madre tejer le da mucha paz, quizás lo pruebo.
Supongo que no ayuda el que yo no sea precisamente la mujer tranquila, pero si lo que quieren es una vida muelle y regalada  NO SE HAGAN EMPRENDEDORES. Yo se lo digo para que lo sepan de antemano, que esto de trabajar para uno mismo es una montaña rusa de emociones. Una de las cosas que más satisfacciones me ha dado en esta vida y la que más ataques de rabia mortal me ha provocado.

Siempre es la actitud.
Y, con todo esto, ¿qué hacer? Pues intentar separar en la medida de lo posible nuestros dos yos. No escucharse, hacerse oídos sordos a los autolamentos y compasiones. Recordar aquello que nos hace fuertes para animarnos en nuestras horas bajas. Parar antes de explotar. Tener a mano una lista de grandes éxitos musicales que nos animen, un hombre que nos amanse y una mujer que nos comprenda.

Leer, mucho y más. Vía hotelsheets
Si nada de esto da resultado, una copa de vino nunca viene nada mal. O pintarse los labios y mandar a paseo lo que se está haciendo, salir de casa y coger un poco de perspectiva. Trabajar para uno mismo a veces puede atrapar un poco, así que... ¡¡corran, salgan fuera!! las cosas se ven mejor después.

Labios pintados = alegría. Foto: Getty
Además, siempre hay alguna noticia que nos devuelve el subidón. Al final, todo se pasa, como el constipado. Son sólo achaques de empresa.

¡¡Sean felices!!

23 comentarios:

  1. Jo! No sabes como te entiendo... a mí me pasa igual! Y he decidido aprovechar los días subidón que los llamo yo y dedicarme a cosas rutinarias (papeleo y organización) en los días grises.

    Haces un graaaaan trabajo y yo que te acabo de descubrir estoy absolutamente 'in love' con todo lo que haces y tu filosofía

    Un abrazo y a seguir así de ciclotímica! ;)

    ResponderEliminar
  2. Genial,como siempre. Yo creo que tambien soy ciclotimica, ¡y eso que no emprendo!... Menos mal que dicen que los dias buenos compensan a los malos.... Ademas, tu tienes a Paxarito. Animate guapa!

    ResponderEliminar
  3. Jolin, como te entiendo! como conozco esas subidas y bajadas! para animarte te tengo que decir que tu trabajo es genial ;) a veces merecen la pena los dias grises...

    ResponderEliminar
  4. Jiji si todo lo q haces es precioso arriba siempre, a demas todo siempre acaba pasando!!!
    Besos
    AJS

    ResponderEliminar
  5. Jiji si todo lo q haces es precioso arriba siempre, a demas todo siempre acaba pasando!!!
    Besos
    AJS

    ResponderEliminar
  6. Que bien te has explicado, hoy estoy yo en dia de bajón total, problemas con una licencia de apertura, los de la inmobiliaria que no entiendan que no te fies de ellos despues de tenerte desde hace seis meses sin calefacción ....
    Pero siempre sale el sol y hoy ha salido mi sol leyendo tu post
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Como te comprendo!!! Esto es así, pero los buenos momentos y sacar un proyecto propio adelante compensa todo... Y tu haces maravillas!!! Un beso

    ResponderEliminar
  8. jaja! e irse a dormir lo antes posible los días esos que ya ves que no hay nada que hacer... (y yo hoy ya estoy tardando, ya ves)
    no sabes cómo te entiendo, menos mal que con el tiempo y los años aprendemos eso, que son ciclos y nunca se acaba el mundo!

    ResponderEliminar
  9. Lucía, qué identificada me he sentido. Supongo que yo y muchos emprendedores.
    Yo también soy ciclotimica.

    Me ha encantado tu sentencia. A mi también es lo que más alegrías me ha proporcionado, pero también lo que más ataques de ira, enfado y lloreras generalmente sin sentido.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Ay Lucia! No sabes como te entiendo.un día me quiero comer el mundo y parece que todo sale redondo y al siguiente día me siento como un alma en pena que pasa desapercibida por todo el pueblo!!!! Así que creo que todos.... o por lo menos todAs tenemos ese punto de ciclomaticas .....
    Un besazo y adelante con tú proyecto!!

    ResponderEliminar
  11. No podría estar más de acuerdo con esa subida y bajada de emociones, en constante montaña rusa unos días en lo más alto otros días cuesta abajo y sin frenos. Has sabido expresar como nos sentimos mucho con ese salero y arte al que nos tienes acostumbrados. Y gracias por compartir esta nueva definición, ahora podré hablar con algo más de propiedad sobre esto ;-P Besosss

    ResponderEliminar
  12. Te entiendo. Pero es cuestión de actitud, y nos encantan tus trabajos y apoyamos tu proyecto!,

    Ánimo!

    Un beso!

    Noe

    ResponderEliminar
  13. Te entiendo. Pero es cuestión de actitud, y nos encantan tus trabajos y apoyamos tu proyecto!,

    Ánimo!

    Un beso!

    Noe

    ResponderEliminar
  14. Supongo que es mucho más difícil olvidarse del trabajo cuando es algo tan tuyo, pero ánimo, que tras un día malo siempre terminan volviendo los buenos.

    ResponderEliminar
  15. Uff,miedito me doy. Ya soy climática por naturaleza y ahora mismo estoy empezando a emprender.¡Ya te contaré!

    ResponderEliminar
  16. Dios mío que falta me hacía leer algo así hoy, me tienes hasta llorando... Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Mucho ánimo, bonita, que eres una pieza rara... Una de esas personas como no hay dos y todo te va a salir a pedir de boca, hasta el nuevo cambio de rumbo de tu marca.
    Todos los días no son iguales y no hay que rendirse.
    Un besote y gracias por los consejos,
    Marialu

    ResponderEliminar
  18. Ay Lucía, ¡Cómo te entiendo! Hace un par de semanas un afamado periodista de radio al que yo admiro muchísimo se puso en contacto con nosotros xa hacernos una entrevista en su programa.
    Te puedes imaginar. Nervios, emoción, nos preparamos la entrevista como pudimos (somos neófitos en el tema prensa), etc., etc.
    Y nos quedamos una semana esperando a que nos llamara. Que si hoy no nos venía bien, que mejor pasado mañana... Y, si de esto han pasado dos semanas, suponemos que estará a puntito de llamar, jajaja!!
    La decepción es grande pero lo mejor es tomárselo con humor. Un saludo!!!

    http://areaestudiantis.com

    ResponderEliminar
  19. Acabo de leer tu post con mucho retraso, pero me he sentido tan identificada que por fin me he decidido a escribirte...¡gracias por plasmar tus pensamientos-sentimientos compartidos de una forma tan bonita! Tu trabajo es muy inspirador para toda esta generación de "ciclotímicas" :)

    ResponderEliminar
  20. Hola Lucia
    Todos tenemos dos yo, una de Cain y otra de Abel, ni muchas veces estamos tan bien de subidon, que a la minima bajamos a los subsuelos, esos dias grises que todo va encontra de una, el mun do hacerme la puñeta, nuestra mente juega con nosotras, suerte la que tu tienes con tu paxarito y el amore, en momentos tristes piensa que eres afortunada.
    Besos guapetona

    ResponderEliminar
  21. jajaja, me parto, Lucía! señores: no se hagan emprendedores si lo que quieren es una vida cuerda.
    Pero tú bien sabes que es muy bonito, que es nuestra plantita que crece y decrece, que un día le sale una flor y al siguiente se le cae una hoja pero asoma un bulbo. De los momentos malos se aprende un montón y pueden darnos impulso para tirar hacia arriba como un muelle.
    Imagínate que todo fueran alegrías y subidones, nos volveríamos bastante repelentes, ¿no crees? los días malos siempre son buenos, porque nos hacen mejores, más reflexivos y ver las cosas desde otro punto de vista que, aunque no nos guste, es muy interesante.
    Incluso si todo nos saliera requetefatal, sería bueno porque habríamos aprendido muchísimo más que si no nos hubiéramos movido nunca. Es algo así como un master en errores de los que se aprende y mucho.
    Visto así ¡todos los días son grandes! así que una sonrisa, y p'alante :)

    ResponderEliminar
  22. que maravilla de post!! me ha encantado y no sabes lo muchísimo que te entiendo!!!

    Te sigo desde ya

    Saludos desde Gelolas Vintage (moda vintage y antigüedades)

    www.gelolasvintageshop.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Lucía!
    ¡Felicidades por este post! Además de llamarme como tú, soy también blogger y emprendedora ciclotímica, siempre estoy a tope con mi proyecto, pero un día me pasa como a ti, te dejan colgada... ¡y te dan ganas de colgarte tú! Es lógico llevarlo a lo personal. Pero lo más importante es que desahogas, lo escribes, y vuelves a olvidarte de todo y centrarte en tu pasión.
    GRACIAS LUCÍA POR COMPARTIR tus sentimientos y hacer sentir que no eres la única a la que le pasa esto.

    ResponderEliminar